Las Anecdotas de ‘Jackie’ II

Nuevamente nuestro Hermano Joaquín Manuel Fernández Gamboa, ‘Jackie’, del 2º Reemplazo de 1983, nos deleita con otra de sus anécdotas que gentilmente se ha ofrecido a contarnos, otra de sus pequeñas “Historias de la puta mili”, para el disfrute de tod@s. Aquí va su historia, espero que os guste.

MARINOS Y MILITARES

No cabe duda de que nuestra Armada es cuna de grandes Marinos con mil y una hazañas, pero tampoco se debe olvidar de que son militares.

El trato de los mandos con sus subordinados en la Armada siempre ha sido exquisito, nada de malos gestos, siempre con respeto y la hermandad que da la Mar entre los embarcados siempre esta presente,  pero no confundir y caer en la relajación del trato militar, tanto hacia arriba como hacia abajo en la jerarquía y para muestras de ellos una anécdota que le ocurrió al abajo firmante.

La anécdota, por suavizar la calificación, ocurrió en  un saliente de guardia de un servidor como cabo Servicio de mi Brigada que casualmente coincidió con un Subteniente, apodado el “Toro”, el mas difícil de todo el CIM, lo de toro venia por una “taleguilla” que siempre decía el mencionado suboficial…”no te salgas de corral que te pego una corná”… difícil muy difícil el hombre.

Pues a lo que iba, terminó la guardia con la satisfacción de que pasaron las 24 sin ningún tipo de incidencia, algo milagroso en aquella época, pero así fue y justo cuando estaba a punto del cambio de guardia, el Subteniente, dirigiéndose a mi, me dice:

Sbtte.: “Gamboa, ve a la formación de la 9ª Brigada (Brigada a la que yo pertenecía) y que no rompan filas hasta que yo llegue para el reparto de personal y tareas”

Yo: “mi Subteniente, voy al cambio de Guardia y no se si me dará tiempo llegar antes del rompan filas”

Sbtte.: ”Seguro que si… ¡¡corre!!”

Eso hice, corrí, di la novedad, cambio de guardia y cuando llego, lo que me temía, el Oficial de la Brigada, un Alférez de Navío ya había repartido al personal con sus tareas y la brigada había roto filas y cada uno a su destino. Yo empecé a elucubrar qué excusa le daba al Suboficial.  

Allí que llega el subteniente y…

Sbtte.: “Gamboaaaaaaa…..¿donde está el personal?”

Yo: ”Mi subteniente, ha llegado Don Juan (el Alferez de Navío) antes de que yo llegara y lo ha distribuido”

Sbtte.: “¿¿Y yo que te dije??”

Yo: ”Ya, pero ya le digo que llegue tarde y además al ser Oficial pues no he rebatirle al ser superior”

…dije lo peor que se podía decir…

Sbtte.: “¿¿¿Como???, tú ¿que coño te has creído?, ¿eres imbécil?

Las manos ya me las ponía en la cara y con ganas de cogerme por las solapas de la marinera y su cara denotaba su agravio comparativo del cual el salía perjudicado.

Sbtte.: “Eres un inútil…, cabo chusquero…, no sabes comportarte…, inutil y maleducado… 

Ante tal tsunami de insultos, improperios, descalificaciones y desagravios opte por lo mas militar (a lavez que prudente)… me puse firme mirando al cielo, no quería mirarlo y a la vez controlar los impulsos que me estaban dando de devolver todo aquello pero con violencia, Dios existe, me ayudo a contenerme y no se escucho más que sus gritos.

Terminado la retahíla y viendo que “entraba en modo silencio” le pregunte si ordenaba algo mas, y seguidamente me dirigí directamente a dos suboficiales (Sargentos) y un Alférez de Navío que habían sido testigos de todo el show y les pregunte, en posición de firme y con la debida corrección, si habían presenciado todo aquello, a los que los tres me confirmaron que sí, les indique que me dirigía al Cuerpo de Guardia a dar parte de lo ocurrido con el Subteniente y les pregunté que si podrían ser testigos míos, a lo que también asintieron, y así hice.

Me dirigí al Cuerpo Guardia y al Teniente de Navío, Comandante de la Guardia, le informé de todo lo acontecido y que, a mi juicio, consideraba que era abuso de autoridad con vejación a un subordinado, sin justificación posible.

El Comandante de la Guardia me informó que al dar parte de un superior inmediatamente pasaba a estar arrestado, y yo, conocedor de dicha situación le dije que lo sabía, a lo que éste subió de inmediato a dar cuento de los hechos al Capitán de Navío, Comandante en Jefe del CIM.

Aproximadamente 2 horas y 30 minutos después escucho por megafonía:

Altavoz: “M29Z preséntese al Comandante en Jefe en su despacho”

Inmediatamente me empezó a correr una gota de sudor por la columna vertebral y eso que era pleno invierno, llego a la cámara del Comandante del CIM acompañado del Comandante de la Guardia y veo salir al Subteniente con una cara del color de las amapolas… rojo… rojo…

El secretario me hace pasar y como buen Cabo me presento, y cuando termino mi presentación me dice con una voz solemne pero cordial:

Comandante: ”Cabo, he sido informado de su incidente, lamento sinceramente lo ocurrido, se han tomado las medidas oportunas y agradezco su valor por denunciar esta situación para que así no se repitan…, por supuesto queda libre de cualquier cargo”.

Al salir sentí un gran alivio y a su vez una cierta preocupación por las posibles represalias. Todos esos miedos se disiparon cuando 24 horas después me tope con el Subteniente y una vez devuelto el saludo me extendió la mano y me pidió disculpas.

Días después me informaron que le habían arrestado con 48 horas de camareta.

A lo largo de mis 18 meses allí, tuve dos anécdotas mas, similares entre si, pero en esas ocasiones fueron el saber estar como militar lo que me evitaron muchos incidentes y dolores de cabeza que se quedaron en divertidas anécdotas…, ya las contare como siempre búscala en esta página……un abrazo a todos 

Joaquín Fernández Gamboa.  ‘Jackie’

Segundo Reemplazo de 1983,  Marzo-83/Agosto-84

Cabo Monitor de Instrucción Militar en la 9 Brigada, M29Z.

‘Txatxe’ Chica, 2º/83.
Visita mi canal de Youtube “Historias de la Puta mili
(Derechos de Autor de Imagen y/o Audio a quien corresponda)